Compraventa a menor coste.

Compraventa a menor coste.

Si usted: comprador o vendedor, está luchando para adquirir o vender una propiedad, puede pensar en dos alternativas a la compra y venta tradicional de una vivienda: la modalidad de compra plazos de toda la vida o la nueva y popular modalidad de alquiler con opción a compra. Modalidad de contrato de compraventa a plazos se utiliza para la adquisición de bienes inmuebles, en el que el pago del precio total no se hace en el momento de la adquisición del inmueble, sino que se difiere en el tiempo a través de una serie de pagos denominados "plazos" o "cuotas". 
Esta modalidad compraventa a plazos normalmente se utiliza cuando el inmueble objeto de la compraventa tiene un precio que el comprador no puede hacer efectivo, tratando mediante la utilización de este contrato de hacer más asequible el acceso del comprador a este inmueble.
Resumiendo, podíamos decir que el contrato de compra venta a plazos es una forma de financiación mediante la cual el vendedor acepta cobrar una parte del precio de venta de forma periódica y aplazada, en la que el comprador se obliga a pagar dicha parte del precio del inmueble en un determinado número de mensualidades. En este caso, el abono del precio aplazado se pactará bien mediante la firma de letras de cambio, bien mediante pagarés. Además, en el contrato de compra venta a plazos se obligará a una condición resolutoria. Con esta condición, el mismo inmueble vendido suele actuar de garantía de pago del precio, por lo que si el comprador se retrasa en el pago de los plazos o en el último de ellos, el vendedor, puede exigir el pago de todos los plazos pendientes o la resolución del contrato, que consiste en que las partes deben devolverse recíprocamente las prestaciones realizadas. En este caso de rescisión del contrato, el vendedor tiene derecho a un porcentaje del importe de los plazos pagados en concepto de indemnización por la tenencia de la vivienda por el comprador y que equivale a una cantidad igual a la del desembolso inicial hasta la elevación a escritura pública del contrato. El vendedor puede exigir la indemnización que proceda por el deterioro de la cosa vendida.

Modalidad de alquiler con opción de compra es una alternativa muy interesante que se empieza a generalizar en España. Muchos propietarios de inmuebles los alquilan con una modalidad por la que, durante un periodo máximo de 4 años, el inquilino tiene la opción de adquirirla a un precio ya pactado. La gran ventaja es que todo o parte del dinero desembolsado en concepto de alquiler se descuenta del precio pactado cuando ejerza su opción de compra. Es una alternativa ventajosa para aquellos que no todavía no hayan podido ahorrar lo suficiente para la entrada o que tengan dificultades para obtener una hipoteca. Durante los años en los que estamos pagando el alquiler, podemos ahorrar y sanear nuestro historial crediticio.